Política anti spam

Nuestro compromiso

Queremos confirmarte que estamos absolutamente comprometidos en la lucha contra el spam, no te vamos a enviar correos comerciales por vía electrónica que no hayas identificado debidamente y además no hayas solicitado previamente o autorizado.

Bajo ningún concepto los datos personales recogidos en nuestra web serán cedidos, compartidos, transferidos, ni vendidos a ningún tercero, salvo deseo expreso del interesado.

Es evidente y probablemente ya lo sabes, el spam es malo y se reconoce nada más verlo, lo sufrimos como destinatario y por eso no cometeremos el error de generarlo como remitente.

¿Qué es el spam?

Todo el mundo que tiene una cuenta de correo sabe lo que es el spam, pero existe una forma diferente de interpretarlo y definirlo por cada persona a la que hemos preguntado.

La definición que podemos encontrar en la RAE es textualmente “correo basura”, según Spamhaus se trata de “correo electrónico masivo no solicitado” y sin duda la más completa y exacta la podemos encontrar como siempre en Wikipedia que deja claro que estamos haciendo referencia a “correos electrónicos no deseados”.

Una cuenta de correo se tiene para intercambiar mensajes con gente u organizaciones a las que conocemos, sin embargo es habitual recibir cientos de correos que nunca solicitamos o de remitentes desconocidos, correos que no nos interesan en absoluto.

Está bien enviar un correo electrónico individual a alguien que no conoce nuestra empresa ni ha oído hablar de nosotros, hacerlo de forma masiva es abusivo, inmoral y significa que no hemos entendido que la publicidad hay que pagarla.

Enviar correos electrónicos a personas que no le hayan solicitado específicamente esa información, ocultar la dirección del remitente o hacerlo de forma anónima, para, en la mayoría de los casos, enviar información publicitaria, es hacer spamming, no importa el medio, si bien lo más habitual es utilizar el correo electrónico y últimamente el teléfono móvil.

Comprar bases de datos en lugar de conseguir suscriptores, publicar enlaces irrelevantes en sitios de anuncios, foros o grupos de noticias, es hacer spamming.

Estos no son los únicos métodos que consideramos spam, pero si nos dan una idea clara de lo que se trata.

¿Cómo reconocer el spam?

Es cierto que cada vez más, los mensajes de spam son más elaborados, resultando difícil distinguirlos de los emails legítimos. De modo que no existe ningún programa ni método que identifique de una forma infalible el correo basura, pero siempre podemos ver indicios que nos van a ayudar a identificarlos y clasificarlos como tal:

  • El asunto suele ser escandalosamente llamativo. Si nos habla de una oferta comercial a un precio irresistible, de que hemos ganado un premio o podemos hacerlo, son ejemplos claros de una posible estafa. Los programas y herramientas modernas ya están preparados para bloquear automáticamente mensajes que contengan términos como PayPal, VISA, MasterCard, Obsequio, Lotería, Regalo, Urgente, Ayuda, Casino, Gratis, etc.
  • La ortografía y la gramática. Todos los programas o clientes de correo incorporan corrector ortográfico, por tanto resultará llamativo un mensaje que venga mal escrito o con faltas de ortografía, en muchos casos, esto sucede porque el mensaje ha sido mal traducido desde otro idioma.
  • Dirección del remitente. El anonimato en un remitente de correo es sinónimo de spam, con frecuencia recibimos correos de direcciones que suplantan a instituciones u organismos sobradamente conocidos con el objeto de darle más credibilidad al origen de los datos y conseguir así, acceder a nuestra bandeja de entrada. Un email de spam del BBVA puede ser enviado desde una dirección que termina en “@bbva.com” y solicitar datos personales sobre nuestra cuenta o tarjeta de credito, cuando un banco jamás nos solicitará datos por este medio.
  • La oferta que no podrás rechazar. Imagina que estás desempleado y recibes una oferta de empleo con “Salario fijo más comisiones”, “Solo para españoles”, “Contrato fijo”, es decir, un empleo que no has solicitado ofreciéndote buenas condiciones y mejor salario para finalmente solicitarte datos personales o lo que es peor, un adelanto económico con la excusa de cualquier tipo de trámite.
  • Ojo con los enlaces maliciosos. No te resultará fácil identificar los enlaces, ya que seguramente vendrán ocultos mediante URL´s acortadas o codificadas mediante programas específicos.  Ojo, no hagas clic en enlaces que no veas claros, frases como “haz click aquí” podrían llevarte a un lugar falso donde transferir datos o instalar sin que te des cuenta de ello algún software malicioso, eso que llamamos malware. Los enlaces que comienzan por “https;//” suelen ser fiables

¿Qué sucede si envío spam o intento hacerlo?

Lo más inmediato y probable es que seamos denunciados como spam, entrando a formar parte de las blacklist, de las que nos costará salir.

En estas listas negras tendremos de compañeros a los spayware, virus, malware y todo tipo de ataques virtuales.

Pero eso no es todo, además alguien podría emprender acciones legales contra nosotros y eso en España, significa que podríamos ser sancionados con multa de hasta 600.000€.

¿Más dudas? Estaremos encantados de responder cualquier pregunta que tenga sobre el spam y nuestra política antispam. ¡ Contáctanos !